Kaung Myat Min
Blog / Historias cortas

MI ANTORCHA

A veces caminamos sin rumbo, sin un mapa, sin un destino. A veces, sólo a veces deja de importar la perfección, el ego, el miedo. Y es ahí justamente cuándo encuentras tesoros, cuándo aparece la magia.

Cómo si entraras en una cueva; una cueva húmeda y oscura, en la cuál no imaginas lo que hallaras. La oscuridad nubla tu mirada, más sigues caminando y confías, te sientes parte de la cueva y el eco de tu respiración aparece cómo única compañía; tus manos se encuentran con un sin fin de sensaciones al tocar las paredes, y tus pies descalzos andan con cautela por miedo a astillarse.

De pronto, sin esperarlo, en momentos de confusión, aparece una antorcha, está encendida, llega e ilumina la cueva, notas que aquella que parecía tenebrosa y confusa, no es más que un nido de paz, un atajo fácil.

Notas que las paredes están adornadas con piedras preciosas, y la humedad del piso era el resultado de agua pura, capaz de darte vida infinita. Esa antorcha inesperada te mostró el brillo en medio de la cueva, te acompaña y te enseña a encontrar magia en dónde antes permanecía el miedo, oculto, pero latente.

Comentarios

Leycy
28 mayo 2020 a las 03:31

A veces esa antorcha que tanto buscamos, está dentro de nosotros mismos, y esa luz brilla mucho más que aquellos días oscuros y opacos.
Hermoso texto😊



    Jazmín Blanco
    6 junio 2020 a las 01:12

    Podría decir que siempre es así. De hecho esta metáfora se puede entender de varias maneras. Y cada quién sabe cuál es la antorcha en su vida. Gracias por tus comentarios.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2020 Jazmín Blanco