Fotógrafo Jairo David Arboleda
Blog

UNA MIRADA DE AMOR AL MUNDO

Despertamos cada mañana abrazando una avalancha de malas noticias, y no es que esté mal informar o estar informados, por el contrario, conocer la historia y los hechos son parte fundamental para iniciar un cambio como sociedad. No obstante la fuerza de las cosas negativas opacan las pequeñas buenas acciones de aquellos que intentamos reconstruir con lo que tenemos en las manos. He venido entendiendo la manera en como las redes sociales y el capitalismo dominan el inconsciente colectivo, promoviendo así el individualismo y el egoísmo. Caemos en el juego de intentar copiar una y otra vez a quienes nos muestran una vida ostentosa, trabajamos para seguir comprando todo lo que “necesitamos para ser felices” y olvidamos la verdadera esencia de la vida.  La comparación es una forma de entrar rápidamente en frustración y depresión, olvidamos que las condiciones de vida y oportunidades para todos son distintas, ¿Cómo comparar a un joven latinoamericano sin acceso educación y a una vida digna, con un joven Europeo hijo de empresarios?

La empatía es una cualidad necesaria de quiénes generan cambios, una mirada de amor al mundo es elemental para la evolución a la nueva sociedad en la que deseamos y merecemos vivir; una sociedad en la que los recursos se utilicen de manera justa y adecuada. Latinoamérica ha sido oprimida desde sus inicios, tenemos en las venas el dolor de la opresión y esas secuelas se evidencian en la manera irracional en la que convivimos, nuestros gobiernos han tomado una postura egoísta que deja a muchos en desventaja.

Volvamos a lo básico, al amor, a brindar oportunidades a quienes perdieron la esperanza, a compartir nuestros conocimientos con quienes no tienen la facilidad de acceder a la información necesaria para tener una postura analítica y crítica alrededor de nuestros derechos y deberes.

El cambio inicia en casa.  Aminorar la ignorancia nos permite aumentar el número de personas dispuestas a dar y  a ser parte de este cambio.

Todos tenemos algo que ofrecer, apoyemos el emprendimiento local, seamos voluntarios en entidades sin ánimo de lucro, escuchemos a quienes no conocen sus derechos, erradiquemos la violencia y fomentemos un pensamiento de beneficio colectivo. Tener una cuenta llena de dinero no sirve de nada cuando al lado hay miles muriendo de hambre y no hacemos nada por cambiarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2020 Jazmín Blanco